ENSEÑAR A LEER; LABOR QUE LLENA DE ORGULLO Y SATISFACCIÓN NUESTRA VIDA

Con grandes retos cumplidos y muchos otros por alcanzar, Roberto Ordoñez Hernández ha dedicado más de 27 años de su vida alfabetizando; debido a que la población de Actopan analfabeta es del 4.07 %. Piensa que el esfuerzo que ha realizado en buscar, incorporar y sensibilizar a las personas para que quieran leer y escribir, le ha llenado de satisfacción.

Roberto Ordoñez, es coordinador municipal en la región de Actopan, en donde su principal función es coordinar la prestación de servicios educativos para la población joven y adulta en condición de rezago educativo, además de supervisar los procesos de atención al público en general, estableciendo estándares de calidad y servicio que garanticen una oferta oportuna y adecuada a los requerimientos actuales y futuros de la población.

En el año de 1983, inicio su servicio en la Coordinación Regional de Tulancingo, actualmente se encuentra en Actopan, indica que el tiempo invertido tiene gran significado ya que el ver a la gente aprender a leer, y a escribir es una gran gozo personal, “al ingresar a este trabajo, pensé que era un simple trabajo, pero al pasar el tiempo te encariñas con la gente y nuestra compromiso como servidor educativo para adultos es ofrecer lo mejor de nosotros”, señaló.

Indicó, que hay resistencia por parte de la población adulta para concluir sus estudios, ya que la gente es difícil de convencer ´por sus arraigos e ideas, se tiene que buscar estrategias a través de instituciones, “pero la parte de superación es una de las grandes labores de convencimiento y confianza que realizamos aquí en el municipio, pues hay aún personas entre los 15 años y más edad que nunca han visitado la escuela, y unos 864 no saben leer ni escribir bien, así es que nuestra tarea es reducir esas cifras”.

Informó que una de las estrategias que se sigue para que además de los adultos también las madres jóvenes o jóvenes embarazadas, puedan seguir estudiando es con el programa de Becas PROMAJOVEN, que beneficia a mujeres que enfrentan la maternidad desde los 12 a los 18 años con once meses, para que inicien, continúen y concluyan sus estudios en primaria y secundaria con un apoyo económico.

Comenta que durante todo este tiempo esas historias de vida de superación y progreso que ha escuchado de varios educandos, le han llenado de orgullo, “algunos educandos agradecen, el haber estudiado con el sistema educativo del Instituto Hidalguense de Educación para Adultos (IHEA) es una gran satisfacción saber que algunos son médicos, o bien algunos otros se dedican a ayudar a que otras personas aprendan a leer y a escribir”.

Roberto, seguro esta, que este trabajo fue una de las mejores oportunidades que le dio la vida para ser mejor ser humano, pero sobre todo para sentirse satisfecho con la labor que realiza, “a veces la mejor paga que uno puede recibir, es ver reflejada la alegría de la gente cuando aprende a escribir su nombre” agregó.