CUMPLIENDO EL ANHELO DE PODER LEER Y ESCRIBIR

A sus 65 años de edad, Ernestina Vaca Cruz, posee un gran entusiasmo por aprender a escribir su nombre, de conocer el abecedario de leer historias y cuentos a sus nietos, pero igual de sumar y restar. Ese deseo de aprender nuevas cosas, la ha impulsado a cursar su primaria en el círculo de estudio que se encuentra ubicado en la localidad de Montecillos a media hora del municipio de Atotonilco el Grande en Hidalgo.

A pesar de estar la gran mayoría del tiempo en el campo, sembrando maíz y frijol; de realizar labores propios del hogar. Ernestina se da un tiempo para acudir al círculo de estudio que se encuentra ubicado a media hora de su casa, “después de dejar a mis nietos en el preescolar inmediatamente, me paso a la tienda de doña Paty que es donde está ubicado el circulo de estudio”, señaló.

Nos comenta “que ha hecho un esfuerzo enorme para aprender todo lo que viene en los libros ya que por la edad se le dificulta mucho la escritura, se le cansa la vista y en algunas ocasiones le duele la cabeza”, señala que a pesar de esos problemas de salud ella está empeñada en terminar su educación primaria.

Las matemáticas, es lo que más le gusta, ahora ya puede leer, escribir, comparar y ordenar números; además de sumar y restar, le agrada identificar las figuras geométricas, los cuadrados, rectángulos y triángulos.

Sin duda alguna Ernestina es un claro ejemplo de que para aprender, no hay edad, y que a pesar de las complicaciones que representa para un adulto mayor el enfocarse en los estudios, ella aprovecha todo el tiempo y cada una de las oportunidades que tiene a su alcance para lograr su objetivo.