MUJERES APRENDIENDO EL ABECEDARIO

En la localidad de Santa Rosalía del municipio de Mineral del Monte, se encuentra el Círculo de Estudio donde el Instituto Hidalguense de Educación para Adultos (IHEA), a través de las figuras solidarias se ofertan los servicios educativos en la comunidad, el cual se caracteriza por que la gran mayoría de las personas que asisten son mujeres, que con gran ímpetu pretenden aprender a leer y escribir.

En la localidad de Santa Rosalía, habitan aproximadamente 400 personas y se encuentran 160 viviendas, en su gran mayoría son mujeres quienes necesitan ser alfabetizadas y algunas otras están dispuestas a concluir su educación primaria y secundaria, pero se enfrentan a un conjunto de prácticas y de costumbres, donde sus esposos no les permiten a ellas que asistan al círculo de estudio.

Este Círculo de Estudio, se ubica en la casa de María Guadalupe Amador Montiel, quien concluyó su educación básica en el Instituto Hidalguense de Educación para Adultos (IHEA), y quiso prestar su casa, para que sus amigas, vecinas y asesora educativa tuvieran un lugar adecuado para reunirse todos los viernes y aprender y de esta manera los esposos, tengan la confianza de dejarlas asistir a estudiar.

María Guadalupe Amador Montiel, tiene 60 años y nos cuenta que desde hace dos años su casa es un circulo de estudios, para ella el ver a las personas de su comunidad aprender a leer y escribir le llena de orgullo y satisfacción, “yo, ya termine la secundaria y es una experiencia maravillosa, saber escribir mi nombre, leer algunos letreros de la calle, y sobre todo ya no depender de nadie para hacer algunas actividades”, indicó.

Por su parte la Técnico Docentes Nayeli Alejandra Pineda Castorena, detalló que en ese Círculo de Estudio, acuden a estudiar mujeres que con mucho esfuerzo se dan cita todos los viernes a las 9 de la mañana, muchas de ellas a escondidas de sus esposos, ya que por diferentes cuestiones no les permiten aprender a leer y escribir argumentando que es “perdedera de tiempo”.

Nayeli, considera que no importa las adversidades y las aventuras que pasa para llegar a ese Circulo de Estudios, todo se olvida cuando una mujer aprende a escribir su nombre y mejor aún cuando realiza el repaso de sus lecturas, ella sabe que el esfuerzo que estas personas hacen para aprender es recompensando cuando se les entrega su certificado de primaria o secundaria.

“No cambio la alegría de ver a muchas mujeres finalizar su educación básica por otra cosa, esta labor es bien recompensada aparte en esta comunidad la gente es muy amable y te ayudan cuando tienes algún inconveniente” expresó.

Por su parte la asesora educativa Sylvia Gabriel Cruz, quien todos los viernes asesora a Simona Velázquez Lara, para que ella concluya su educación secundaria, indica que el estar en este círculo de estudios es muy gratificante, ya que no nada más enseña a las personas, si no ella aprende de cada una, porque suelen ser mujeres muy inteligentes y con muchas ganas de estudiar.

Cabe hacer mención que en este círculo de estudio, se reúnen aproximadamente 7 mujeres, quienes no tuvieron la oportunidad de concluir sus estudios y muchas de ellas no acudieron a la escuela, por diversas situaciones, a pesar de ello, ellas saben que nunca es tarde para adquirir conocimientos y aprender cosas nuevas, saben que estudiando ya no dependerán de alguien para asistir a un servicio médico, o al mercado y hacer cuentas.