CÍRCULO DE ESTUDIOS EN TULANCINGO CON ATENCIÓN INTEGRAL

Dentro de las instalaciones del Centro Gerontológico de Tulancingo, se encuentra ubicado un círculo de estudio que dependen del Instituto Hidalguense de Educación para Adultos (IHEA), el cual alberga aproximadamente a 25 adultos y adultos mayores, que desean continuar o concluir su educación básica.

Al respecto la Coordinadora del Centro Gerontológico de Tulancingo, Dulce Rodríguez Pérez, señaló que para el Gobierno del Estado de Hidalgo que encabeza Omar Fayad Meneses, es una prioridad la atención al adulto mayor, por lo que se sigue la instrucción de ampliar la atención que se ofrece a las personas de la tercera edad y así generarles mejores condiciones de vida, fomentando la integración, participación y desarrollo en la sociedad.

Detalló que el Centro Gerontológico, no es un asilo, sino una Institución especializada en brindar cuidados especiales, servicios de enfermería y atención médico-geriátrica que requieren los adultos mayores dependientes debido a las enfermedades o complicaciones que padecen.

Puntualizó que entre los servicios complementarios que se ofrecen, además de la alfabetización se encuentran: trabajo social, servicio dental, atención psicogerontológica, servicio de comedor, el taller de fortalecimiento de memoria, los talleres de desarrollo de habilidades, este último les permite a los adultos obtener un ingreso si ellos así lo desean.

Indicó que se atiende a personas mayores de 60 años en los municipios de Acatlán, Santiago Tulantepec, Cuautepecde Hinojosa y Singuilucan, además que la población indígena tiene prioridad, recordó que todos los servicios no tienen ningún costo.

Rodríguez Pérez, enfatizó la importancia de aprender a leer y escribir, cuando se tienen más de 60 años es un reto difícil, muy costoso y que exige una gran fuerza de voluntad.

Sin embargo, argumentó que las personas que lo consiguen, no solo mejoran de manera notable su calidad de vida, sienten que su autoestima sube y su manera de estar en el mundo es distinta. “Para que las personas mayores de latercera edadse atrevan a dar el salto, es necesario ponérselo fácil”, concluyó.